31 de marzo de 2010

Capricho

No estoy hecho para esta época apocada
de luces azuladas y música de discoteca,
de emos, canis y todas esas mierdas:
Tenemos fruta transgénica y otras falsas cosechas,
mandamos en guerras sin mando y que no son nuestras
mientras las calles se llenan de escoria callejera.
Porque las rapsodias se volvieron rap
y aún creemos en el mito de la paz.

Trino como un cochino en el matadero
cuando vagabundeo como un reo en su celda,
solo que mi condena es la de ser libre.

¡Quise matarlos!, pero no logré ni ordenarlos
y con el desorden de la humanidad tuve que vivir.
¡Qué atrocidad! Y que algún dios me perdone
pero, de verdad, no puedo seguir siguiendo así.
(Validémoslo aquí).
¡Mándame un rayo Señor y no me toques los cojones!
Pues conquistando corazones no me llega para comer,
y ni comiendo ni catando me logro conmover.
¡Calamitosa calamidad de sinrazones sin beldad!

Seguiré a un nivel ontológico para decir
que los animales del zoológico se pueden confundir
si con tus engaños llegas para tirarles piedras.

Y la hiedra que erró en tu ventana
no me quiere contar los secretos mal guardados
de tu desnudez y tu descaro,
de tu cama y tu palidez.
(Blancura atenta).
Mantendré pues siempre alerta mis sentidos,
preparado para el graznido del cuervo
o, del lobo, el tímido, pero  lobuno, aullido.
No vaya a ser que, al dormirme, te vaya a perder.

Golpeas furiosamente la furia que te inunda,
pero no tienes más que una cuchara
para sobrevivir a tu inundación.

Olvídate ya de esa canción que olvidaste
y que ahora no puedes recordar.
Yo, que no pude recordarte,
con tu fotografía me he de conformar.
(Y meé).
Vacié hace mucho mis cuencas oculares
y mis gafas ya no tienen ojos que corregir,
así, como yo, vagan por el mundo
sin tener objetivos, sin misión.

Sea pues carne de reo lo que condeno
y no dejemos que se vuelva a repetir.
¡Matémosle ahora mismo! ¡Yo lo ordeno!

Y así, aunque yo no quise, me tuve que morir.

8 comentarios:

valeska dijo...

fe es absolutamente contrario a ser ciegos... necesita más atención que cualquier cosa! (puede leer fides et ratio, si quiere me lo pide y se la explico)
fe y razón van de la mano, si se es realista...basta ser fiel a la propia experiencia, no sólo a una ideología de antemano.
fiarse exige una razón atenta para la confianza, de otro modo, estoy de acuerdo, sería irracional.
fe es un método de conocimiento, no homólogo al científico, evidentemente, pero lo es. cómo puedo tener certeza sobre un amigo, sobre un amor, sobre algo que leo? aunque suene vano, si somos ciertos, son las cosas por las que se mueve el hombre -afecto, trabajo y política...que el método científico no resuelve-.
más que hacer una sopa de razonamientos lógicos, por ser más lógico aun, diría: es toparse con un hecho, y ante él confrontase, es cierto o no?
ser cristiano es esto, ponerse la pregunta de manera existencial, porque ese hombre o es el loco más loco del mundo, o es Dios. (y aunque fuera el loco más loco del mundo... si se lo lee no puede uno no conmoverse... "no hay uno más grande que aquel que da la vida por sus amigos")
en ese caso, la cosa cambia, no me diga que no razono...lo hago, corriendo el riesgo más grande.
claro, es enfermizo si es mentira...pero si no es la aventura más bella y épica que alguien podría vivir... estoy en la apuesta verificando, con mi vida puesta en ello (razón y afecto...no sólo las teclas que aprieto del teclado).

caminamos!
un saludo, Valeska

pd. usted mismo en el primer párrafo se contradice, Mirthas, por favor sea lógico hasta el fondo!

no se trata de una decisión, a mi parecer, sino de una verificación por la cual todo apostar - ¡por mi vida apuesto el todo!-

ciao!

valeska dijo...

le dejo otras cosas, que apuntan a lo mismo... persigamos esto:

Barioná.- Si un Dios se hubiese hecho hombre por mí, le amaría excluyendo a todos los demás, habría entre Él y yo algo así como un lazo de sangre, y no tendría vida suficiente para demostrarle mi agradecimiento: Barioná no es un ingrato. Pero, ¿qué Dios sería lo suficientemente loco para eso? No el nuestro, desde luego. Siempre se ha mostrado más bien distante (...) Un Dios hombre, un Dios hecho de nuestra carne humillada, un Dios que aceptase conocer este sabor amargo que hay en el fondo de nuestra boca cuando todos nos abandonan, un Dios que aceptase por adelantado sufrir lo que yo sufro ahora...¡Venga ya!, es una locura...

valeska dijo...

Correspondencia con un amigo: gracias por su correspondencia. Es cierto, era inevitable recordar en seguida al Principito, aunque también recordé la historia del monje de otro artículo de Warnken, "el árbol seco" -se lo mando-, que sale en una película de Tarkovsky, "el sacrificio", el personaje principal narra esta historia a su hijo, y habla de esa suerte de ritualidad que salva al mundo -también sale en las páginas del principito, cuando habla el zorro-, aunque en primer lugar la propia vida... sin perder el Significado y la relación originaria y hasta ontológica al rito... porque ritos vemos muchos pero sin el por qué. Eso, como se ve también en el artículo de Warnken, sería lo único que permitiría vislumbrar la posibilidad del sentido, esa fidelidad a un hecho, la observación , espera y por qué no decir también: petición. Si hubiera el sentido, esta apertura, esta dilatación sería lo único que permitiría ciertamente acogerlo, sin reducirlo... hay que vivir esa pregunta hasta las entrañas... porque, también como ocurre en esa reducción del cristianismo, se ha olvidado la pregunta, se ha olvidado la necesidad que somos nosotros mismos, entonces la respuesta no es nada, no mueve y al final es una construcción propia, no un Acontecimiento; como decía don Julián Carrón, parafraseando a Niehbur, no hay peor respuesta que la respuesta que se da a una pregunta que ni siquiera se ha planteado. El cristianismo se ha reducido (una parte, porque la verdad es ¡si hay cristianos!), hoy, no es una espera... es solo una respuesta emocional, sentimental, falta el juicio, yo cada vez que lo pienso si quiera digo "es imposible que Dios se haga hombre... que Dios se haga hombre es una cosa de otro mundo...una locura"...no me parece para nada obvio, pero es una pregunta, un hecho hace dos mil años que plantea una pregunta ¿es cierto o no? y también si es cierta su contemporaneidad, que era Su pretensión... eso no me deja indiferente, en la fidelidad he visto algo, he visto una humanidad diferente a través de sus "ritos", y en su estar en el mundo, una leticia, algo que permanece que permanece, que da un rostro nuevo, pero necesito llegar al fondo de esa relación, no he tenido una experiencia mística jamás, pero sí un juicio de una diferencia que en otro lugar no he visto, además de el propio desafío que ellos hacen a mi razón. Si es verdad, ellos son los Testigos, y si es mentira, por lo menos con cierta melancolía diría, ¡es la mentira más bella que podrían haberse inventado, nada más digno de la humanidad y genialidad del hombre!, y reconocer esa genialidad es ya signo, para mí, de la divinidad. Y basta ser sinceros, para reconocer nuestra propia fragilidad, porque ¡qué frágiles somos! dos mil años de historia, dos mil años de vida y todas estas obras no la hacen nuestras simples humanidades frágiles... esto me hace más cierta Su presencia, porque nosotros solos no podríamos, tiene que ser "algo más"... diría, junto al hombre que más quiero, mi segundo mejor amigo (!... que un poco me chantajea para desear el Paraíso y ese reencuentro): "Hubo un hombre que vivió en el este hace siglos; hoy, no puedo mirar una abeja o un gorrión, un lirio o un maizal, un cuervo o una puesta de sol, un viñedo o una montaña, sin pensar en él, si esto no es ser divino ¿qué es?" (Chesterton).

Pero parte de un algo que se da antes, no se desea el Paraíso o la vida eterna para arrancar del mundo, todo lo contrario, por el ciento por uno que ya se ha vivido, por el amor a los amigos y hasta las circunstancias, aún las dolorosas, porque la vida no es color de rosa, y por lo menos yo no soy alguien que piense positivo frente a las situaciones...

valeska dijo...

el dolor me educa al juicio, me obliga casi a darlo, porque dentro de todo reconozco mi pereza, a dar cuenta de lo que he visto, a dar-me cuenta de lo que he visto, es un desafío tremendo a la razón, que no quita ni ahorra nada; hasta Él les preguntó "¿también ustedes quieren irse?", pero por qué Te seguimos...por qué... creo que esa es una pregunta que no deberíamos perder, porque el cristianismo es un camino, no una respuesta de antemano, si un día encontrara algo más grande que respondiera a toda mi humanidad, como es el caso, sin duda me iría tras él... si, el cristianismo es un camino de verificación, tal como al principio.

Me parece, con respecto al mail anterior, que Dostoievski descubrió también esa Llave, esa Clave que desvela el corazón del hombre como nada, (corazón, según nuestra tradición es el conjunto de evidencias y exigencias -de Justicia, de Amor, de Verdad y Felicidad- con las que el hombre se ve lanzado a confrontarlo todo)... que es una reconquista diaria, que sólo encender y apagar un farol podría educar a reconquistarnos... para abrir Puertas...
Yo por solo este pensamiento, esta realidad, daría mi vida entera, en esa búsqueda y correspondencia, que es siempre sobreabundancia y necesidad (paradójicamente), como decía nuestro padre, Don Giussani "el protagonista de la historia es el mendigo", sólo el mendigo necesita dar un juicio considerando todos los factores de la realidad, sin pretender, sino ocupando lo que necesita y pidiendo siempre más. No sé cuándo se hizo obvio que Cristo murió en la Cruz -el otro día nos lo recordaba un gran amigo-, cuándo Su pasión dejó de conmovernos... por eso afirmo también que los filósofos o escritores cristianos o judíos, como Levinas, Ricoeur, Dostoievski (esto está más que claro), Chesterton, Lewis, Tolkien, etc... jamás dejan fuera ese factor, no hay dos hombres, es uno, Su pretensión exige y propone la unidad...si no hubiera visto hombres así no lo creería.

Le mando un saludo y un abrazo afectuoso, Valeska.

“Había una vez, hace mucho tiempo, un monje que vivía en un monasterio ortodoxo. Su nombre era Pamve. Y una vez plantó un árbol seco en la ladera de una montaña igual a éste. Luego le dijo a su joven pupilo, un joven llamado Loann Kolov, que debería regar el árbol cada día hasta que éste reviviera. En fin, cada mañana temprano Loan llenaba un cubo con agua y salía. Subía la montaña y regaba el árbol seco y en la noche cuando oscurecía volvía al monasterio. Hizo esto durante tres años. Y un buen día, subió a la montaña y ¡vio que el árbol entero estaba cubierto de flores! Piensa lo que quieras, pero un método, un sistema, tiene sus virtudes. ¿sabes? A veces pienso, si cada día, exactamente a la misma hora, uno tuviera que realizar el mismo y único acto, como un ritual, sin cambiar, sistemáticamente, cada día a la misma hora, el mundo podría cambiar. Sí, algo cambiaría. Tendría que cambiar. Uno podría levantarse por la mañana, por ejemplo, levantarse exactamente a las siete, ir al baño, llenar un vaso de agua del grifo, y vaciarlo en el inodoro. ¡sólo eso!”. El sacrificio. Tarkovsky

valeska dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mirthas dijo...

Ajam... Mira, ya lo leeré, pero te recomiendo una cosa:

Para la próxima o publicas una entrada y cuelgas el enlace como comentario o me lo envías por correo.

Me parece muy bien -improductivo, sí, pero gracioso- que intentes hacer proselitismo conmigo, pero así aburres a mis lectores sacando una conversación que nada tiene que ver con mi entrada.

Ya te contestaré a todo este tocho.

Elvira, el Cisne Negro dijo...

¡Oh, Dios! ¡¡Mis ojos!! ¿Qué es toda esa mierda? Valeska, tía, por favor, deja de ser tan egocéntrica y piensa un poco antes de dejar 5 comentarios que no interesan a nadie y que estropean un blog que nada tiene que ver con las tonterías que predicas.

Tendrás mucha fe, pero estás totalmente ciega en cuanto a sentido común se refiere. ¡5 comentarios que no comentan nada de la entrada! Eso es narcisismo y lo demás tontería, joder. En los años que llevo de psicóloga nunca había visto nada parecido.

Y bueno, Mirthas, menuda paranoia de poema. ¿Las rapsodias se vuelven rap? xD. Y qué grande lo de la cuchara. Todo el mundo debería tener una. Tío Saltatrampas las regala. Le puedo pedir una para ti.

Y tienes partes buenas, sobretodo a partir del nivel ontológico :P. Aunque eso de que meas, sobra. ¿Cómo se puede ser tan escatológico? :P Y sin haberlo deseado...

(prous) ... ¿Dónde está la t?

valeska dijo...

no tengo ningún problema con el narcisismo. no me escandaliza.
si tuviera que escribir 100 lo haría. y esto es porque tengo razón, no sólo esa fe de la que usted habla (que no sabe qué es...).
ciao!