11 de marzo de 2010

Aborto, pedófilos, imbéciles y progresismo (Contestación a Pablo Moyano)





Yo tenía una granja de cerdos en el noroeste del Mississippi, y allí se sabía que lo que decía el cura iba a misa o se follaba a tu hijo, en mi caso, dado que no tenía hijos, el posible afortunado era mi hermano mayor.

Pero ahora no estoy en aquellas bonitas tierras sino en un país que se proclama como aconfesional y, por ende, lo que diga el curilla del pueblo no tiene más validez que lo que diga el tonto del mismo. Aunque la experiencia me dice que, en según qué temas, suelen coincidir ambos cargos en la misma persona.

Y hoy os traigo directamente –no del Mississippi, sino de un diario provincial- a uno que fue nombrado Hijo Predilecto del pueblo de Santaella, y yo me pregunto si esto no convirtió a esta pobre localidad en uno de los pueblos más tontos de España, incluso ganando a aquellos que nombran –agárrate que viene- como alcaldesas vitalicias imágenes mitológicas de una señora que, se dice, parió siendo virgen.

Este hombre tiene nombre y apellidos, Pablo Moyano (como las patatas) y nos deleita con un artículo que aquí enlazo.


Pregunta que de qué se ríen, y la primera idea que me vino a la cabeza tras leer ese espantajo fue algo así como “de ti, gilipollas”. De verdad, tanto quejarme de la cantidad de estúpidos que crean un espacio en internet (llamémosle blog para abreviar) donde poner las paridas mentales que le vienen a la cabeza sin consideración ninguna con la razón argumental, el gusto estético, la decencia y el amor propio, y ahora me sale un curilla que parece iletrado (he de reconocer que he leído después otros artículos suyos y no son tan malos estilísticamente hablando. Me pregunto si es que el monaguillo andaba por debajo de su sotana y por eso le hizo ponerse nervioso al escribir este último) al que le permiten publicar en un diario. ¡Toma ya! La pena es que es un diario con bastante tirada en la provincia y más de algún insensato de esos que tanto a la Iglesia le gustan soltará un balido de satisfacción tras leerlo.


Voy a extenderme un poco en esta entrada y voy a coger las partes que más han llamado mi atención:

1. Ley que ha contado con el mayor rechazo social de la historia en nuestra nación. Ley que ha sacado a la calle, no miles, sino millones de personas.

Miles de millones de millones. Es más, en el Mississippi muchas viejas se manifestaron tocando castañuelas, solidarizándose con España, esta cruenta asesina (de civiles en la guerra sucia, por ejemplo.) Por otro lado… ¿El mayor rechazo social? Pensé que lo que más le incomodaba al ciudadano de a pie eran otras leyes, más de carácter económico. Cito un ejemplo: Que con dinero público los curas pedófilos mantengan escuelas “concertadas” de donde sacar niños adeptos (que no adictos, eso del sexo para cuando tienen entre 14 y 17 años, ya que ellos no son pedófilos, sino efebófilos.)

2. ¿Por qué se proclama como un derecho de la mujer pasaportar al otro barrio --sin haber nacido-- a miles y miles de nascituros?

Aquí agradezco que explique lo que quiere decir con “nascituro”, palabra que no está recogida en el diccionario de la Real Academia pero sí en el suyo personal: Conjunto de células con licencia para pasar de un barrio a otro gracias a las mujeres y sus derechos. (Y digo yo, ¿quién mandó darle derechos a esas pelambruscas?)

4. Y las casi niñas podrán abortar sin que los padres intervengan.

Podría haber usado la palabra “adolescente”, pero claro, no hubiera quedado tan demagógico. La alarma social es clave para el funcionamiento de la Iglesia, ¿no, señor Moyano?

5. Si eso es progresismo, ¡que venga Dios y lo vea! ¿Es el feto un bicho? ¿Un trozo de carne sin alma? ¿O qué es?

A ver tío, esto lo has puesto en un espacio público. ¡Hay que tener pelotas! Cada vez que lo leo me da la risa floja. ¿Un trozo de carne sin alma?  No sé, yo me preguntaría primero si es un trozo de carne con sistema nervioso. Un bicho… En absoluto, a no ser que consideremos como bichos a los parásitos, es decir, organismos vivos que precisan de otros organismos para la subsistencia. Otros lo llaman vampiros, y creo que esos van al Infierno. ¿Van los fetos que parasitan a sus madres durante un período normal de 9 meses al Infierno? ¿Es eso el pecado original? Entonces sí, creo que lo mejor que se puede hacer es dejarlos nacer para que se vuelvan a ganar el cielo a base de verga sacerdotal. ¡Perdón! Jerga sacerdotal.

¡Ah! Y le lanzo ahora una pregunta yo a usted, ¿qué entiende por progresismo?

6. El rechazo al aborto ¿es una cuestión de carcas, de beatas, de una moral católica que pasó de moda y ha sido superada por la historia y el progreso? ¿O es una cuestión de ética natural y de sentido común?

Imagino que sabrá usted, señor Moyano, lo que es una tautología. Pues bien, decir “moral católica” y “pasó de moda”, lo es.

De nuevo me pregunto qué entiende por progresismo. Me imagino que designa así a todos los valores que se sustentan en la naturaleza humana con mayor o menor acierto, pero, desde luego, partiendo de una antropología más centrada en lo humano que en teorías paracósmicas sobre tres dioses únicos inspirado en un libro secreto que escribió Homero un día que bebió demasiado.

7. ¿Si es algo trasnochado, por qué están en contra miles y miles de médicos, de biólogos, de científicos, de pensadores y de gente de a pie?

¿Entendemos “gente de a pie” a los pobres desgraciados o también incluimos a los grupos anteriores como “gente”? Bueno, no importa. La cosa es que le aconsejo que consulte el número de esos mismos grupos que están a favor. Comprobará que, además de ser más, son los de mayor relevancia intelectual.

¿Qué se cree? Uno no está a salvo de ser un capullo trasnochado por ser médico, o biólogo, o científico (¿qué coño serán los médicos y biólogos?), pensador o “gente de a pie” (me parto de risa con este término. Creo que se quedó sin ideas y puso esto para rellenar.)

8. Algún día Europa comprenderá el inmenso error de la aceptación social del aborto. Como comprendió la injusticia de la esclavitud o la violencia de género. Algún día…

(…)

... ¡Entonces resucitaré de entre los muertos en forma de feto, violaré a vuestras mujeres e hijos, mataré a vuestros maridos y el mundo entero temblará bajo mis pies!

Joder, señor curita, no es para ponerse así. Yo también espero que algún día Europa comprenda el mal que ha hecho por no bombardear el Vaticano –o meter un arma biológica, para preservar el tesoro descomunal de esta pequeña pero poderosísima monarquía absolutista- y pegarle fuego a todos sus consulados (léase parroquias, etc.)


Además, ¿no es la violencia de género un problema que todavía se defiende desde los púlpitos? Recuerdo algo acerca de cierto embajador permanente del Vaticano en Granada… Y la esclavitud… ¿No fue defendida –con MUY pocas excepciones- por la Iglesia católica? Es más, eran los grupos “progresistas” del momento los que la criticaron y los conservadores los que mataron por mantenerla.

9. Y mientras, habrá que educar a los críos y crías diciéndoles que la sexualidad ni es un juego de niños, ni un pasatiempo frívolo, sino algo muy serio gobernado con cabeza.

He hecho grandes esfuerzos para no citar con qué cabeza gobierna uno eso. En fin, la verdad es que si quieres saber lo que es el sexo lo mejor que puedes hacer es preguntarle a un profesional del mismo. ¿No sabían que nuestros queridos funcionarios del estado del Vaticano (pagados por el Estado español) reciben en el seminario un curso de sexualidad que luego han de actualizar cada cinco años?

Y si le preguntas sobre qué es el sexo te dirá rápidamente: Algo muy serio (y hasta aquí puedo leer, te dirá su cara.)

10. Y que los padres son --y deben ser-- los primeros educadores y los mejores amigos de sus hijos para orientar convenciendo.

Ese “orientar convenciendo” me ha encantado.

11. Algún día la Educación será eso: la forja de hombres y mujeres responsables y no juguetes en manos de un falso progresismo que no lleva a ninguna parte.

La educación será lo que tú digas. Concretamente la educación será volver a aquellos bonitos días en los que las personas no podían decir lo que pensaban, por ejemplo.

Y otra pregunta, ¿falso progresismo? ¿Entonces el progresismo es bueno o es malo? Por lo que da a entender el progresismo es sinónimo de responsabilidad, pues ahí establece una disyuntiva entre “responsables” y “falso progresismo”. Por tanto… El progresismo es nuestra responsabilidad, y la ley del aborto la ha definido más o menos como una medida “progresista”. Entonces, ¿Qué de qué se ríen? Pues me imagino que de la satisfacción que siente cualquier persona cuando hace algo que era nuestra responsabilidad como sociedad y que habíamos dejado pasar durante mucho tiempo, estuviera o no en programas electorales.


Por último, la llamada a todos los católicos a coger el petate para luchar por SU moral –que quieren imponer al resto- es la HOSTIA.


Tenga una buena tarde señor Pablo Moyano, espero que lea esto.

Y ya que estoy me gustaría hacer publicidad de la última entrada en PENSAMIENTO LIBÉRRIMO, no creo que decepcione.

3 comentarios:

Elvira, el Cisne Negro dijo...

Combina perfectamente la ironía y la simpatía. No sé cuántas veces la he releído ya, pero cada vez que lo hago me arranca varias sonrisas. Me encanta.

Si el señor Pablo Moyano lo lee creo que le dará un síncope. Eso sí, si se anima finalmente a contestarte seguramente tardará varias semanas, ya que necesitará varios ayudantes para comprender el texto y días y días para asimilarlo. Y luego tendrá que elaborar una respuesta, si le quedan suficientes neuronas para parir una contraofensiva bien redactada (¡y no queremos que nos hable de más trozos de carne, por favor! ¡Dijimos que nada de visiones infernales, eso es trampa!).

Señor Moyano, por favor, deje al monaguillo en el rincón y escriba algo merecedor de ser leído.¡Oriéntenos y convénzanos!

Kiüs dijo...

¡¡Con la polla, la sexualidad se gobierna con la polla!! (sé que esperabas que, de leer esto, yo lo dijera xD)

Yo le voy a contestar en el artículo, si no no tiene gracia porque seguro que no se pasa por aquí :P ...aunque seguramente tampoco se pase por los comentarios del artículo...en fin, por lo menos habrá gente que sí vea los comentarios y quizá me ponga a caldo xD

bibliotacaria dijo...

lamento haber parido a un ser que hace uso de su palabreria para ofender la inteligencia y la buena fe de sus lectores. La gracia y el ridículo van de la mano, la irresponsabilidad de la influencia y no medir el daño que causa es algo que solo las personas de gran valía miden a la hora de exponer una opinión discutible. Comprendo que yo no tengo tan culta verborrea, pero cuando hablo me entiende el culto y el que no lo es, con mis hijos siempre he pretendido que fueran adultos de bien, enseñarlos en el respeto a sí mismo, pues sin este no se puede crecer como persona. Toda tu fachada podrá resultar para los que no te conocen pero a tu madre la ofendes con toda esta falta de respeto a tu propia inteligencia.