27 de febrero de 2010

Frases ingeniosas para un público (no) deseado

Todos cometemos errores, es algo completamente humano. El problema está en que nos suelen recordar por ellos.

Yo, como cualquier otro, hice muchas cosas buenas y emprendí grandes acciones que se convirtieron en fracaso. No sé si puedo aplicarle a mi vida aquello que dijo el ejemplar esteta francés Richelieu, a saber: “en mi vida hice mucho bien y mucho mal, pero todo el bien lo hice muy mal y todo el mal lo hice muy bien.” Realmente es una frase ingeniosa para pasar a la posteridad. La verdad, no sé ni tan siquiera si muchas de mis frases ingeniosas son válidas para que suban al escaño de la inmortalidad. Para que eso ocurra, ¿ha de ser ingeniosa la frase o el autor? Probablemente un poco de ambas.

No sé, la verdad, qué esperáis –si esperáis algo- los que leéis en este blog. ¿Algún poema tal vez? ¿Comprobar con qué nueva sátira ácida me rio del mundo? ¿Amargaros al comprobar que personas como yo pueblan la tierra?

A decir verdad tampoco puedo decir que yo tenga algún propósito. Reírme de todos, si, es cierto; desahogarme, también; ensayar estilos y formas de cabrear al personal, sobre todo. Lo que me intriga son la cantidad de visitas que recibo. ¿Qué clase de morbo os inspira?
Cada día odio más los blogs, las redes sociales y a las personas en general. Incluso he decidido mofarme de mí mismo y utilizar mi propio blog para criticar estas conductas, a la par que practico mi pluma –que desgraciadamente ya no es pluma, sino dedos que corretean por un teclado de plástico- y me desquito de la pereza que últimamente me daba decirle a quien quisiera leerme cualquier cosa.

No quiero ser el típico personaje que desgraciadamente tan de moda se están poniendo: cínicos, sinvergüenzas, deslenguados y desagradables. Afortunadamente para mí y no tanto para el resto es mi forma de ser. Tal vez por eso me ensaño tanto con todas las personas que, por no tener una vida, tuvieron que agenciarse la de otros; odio las malas copias de mí mismo.

Se ha dicho mucho que todo artista, cuando crea, lo hace para él mismo y para el resto. No voy a ser tan arrogante como para negar que solo escribo para mí mismo, de otro modo no lo publicaría. Cuando escribo algo que tan solo lo quiero para mí se queda guardado, posiblemente hasta con alguna contraseña, dependiendo de lo íntimo que sea, y rara vez sale a la luz. De esta forma cada vez que hago algo público de alguna forma estoy reclamándoles a las mismas personas que tanto asco me dan que me den mi momento de gloria, que me lean y piensen lo que les digo.

Posiblemente sea porque creo que tengo algo interesante que decir.

No me gusta contar mi vida, no me gusta que las personas me cuenten la suya, ni cuando les pregunto. Me gusta escribir y es lo que hago. A veces un poema, otras alguna tontería. De vez en cuando publico con algo que me ha gustado o hecho gracia. Muy pocas veces aporto alguna información de actualidad, aunque creo que algo de eso ha habido en este blog. Y, pese a todo lo dicho, ahora quisiera darle una vuelta de hoja a este blog y publicar más periódicamente. No es que ahora tenga una necesidad mayor de otras personas virtuales, creo que incluso ahora me importan menos las visitas. He decidido publicar cada dos días y lo voy a hacer para mí mismo y, a la misma vez, sorprenderme si alguien decide ir leyéndome. No contaré mi vida, creo que toda persona que se dedica a hacer eso en cualquier espacio público debería tirarse por un puente, pegarse fuego o algo parecido, pues cuando tienes la necesidad de que todos sepan lo que has hecho un día de tu vida es porque realmente tienes poco que aportar al mundo. Si no te convence, paséate por otros blogs de esa índole y comprueba como la vida de una persona suele parecerse –siempre hay excepciones- desagradablemente a la de los demás. Somos hijos de nuestro tiempo y mientras no luches contra tu herencia inconsciente, es lo que hay.

Bien, como decía no voy a contar mi vida. Lo que realmente pretendo es ir poco a poco cogiendo temas que me vayan preocupando y expresarlas de una forma o de otra. No espero coherencia entre una entrada y la siguiente; la coherencia se la dejo para los coherentes.

A ver cómo sale el experimento.

3 comentarios:

Kiüs dijo...

¡¿Qué es eso de "HA decir verdad"?! ¿Para qué me he reído todo este tiempo de tus faltas de ortografía? Prefiero pensar que lo has hecho para sacarme una sonrisa, aunque sé que no es así... ¬¬

Cambiando de tema, a mí también me jode que todo el mundo quiera parecerse a mí: cosa que me gusta, cosa que se pone de moda...en fin...esto que tener una gama tan amplia de gustos no es nada bueno.

Por cierto, una idea muy buena este nuevo enfoque del blog, pero el diseño anterior era mejor xD

Mirthas dijo...

Ha decir verdad llevas razón. Tal vez ceda y empiece a revisar los textos antes de publicarlos.


(Sé que ya no tiene gracia porque te lo había dicho en persona, pero aquí queda dedicado.)

Kiüs dijo...

Siempre es bonito leer algo ya sabido :)