27 de mayo de 2009

Otra pregunta:

¿Hasta dónde estás determinado por las circunstancias?

8 comentarios:

Mirthas dijo...

Aquí me pringo desde el principio:

La pregunta va en el sentido de, en nuestro actuar, ¿cuánto debemos achacarlo a las circunstancias? Es decir, ¿en qué punto dejamos de ser los únicos responsables de nuestros actos?

Bien es cierto que el devenir, la vida misma, nos coloca frente a situaciones a veces bastante peliagudas, el clásico "entre la espada y la pared", pero ¿no somos nosotros, incluso en las situaciones más delicadas, los últimos que, a fin de cuentas, decidimos entre una cosa u otra?
En parte, es cierto, estamos determinados, pero incluso de esa determinación -no hablo de las determinaciones insalvables, como el no poder volar por nuestros propios medios- somos de alguna forma responsables.

Como en la pregunta anterior me gustaría ver vuestra opinión. El debate está abierto, os animo a participar a todos los que habéis llegado hasta aquí.

Un saludo.

Llus dijo...

Yo creo que estoy determinada por las circunstancias mucho más de lo que me imagino. Como decía Ortega y Gasset, "yo soy yo y mis circunstancias", y creo que llevaba mucha razón. Todo lo que piense hacer, decida hacer, o haga... todo, estará determinado por la circunstancia en la que me encuentre o de mi humor, provocado por otra/s circunstancia/s anterior/es.

No hay duda de que soy yo la que, en última instancia, decido qué hacer, pero a la hora de tomar esa decisión estoy muy condicionada por lo que haya vivido, visto y escuchado.

Y, al fin y al cabo, mi reacción en un momento dado dará lugar a una circunstancia (por ello, en parte provocada por mí, por lo que soy en parte responsable), que me condicionará para otra ocasión futura.

Y así voy haciendo mi vida... Que quizás hubiera sido diferente si en un momento pasado, alguna circunstancia hubiera sido diferente y me hubiera hecho tomar una decisión diferente...

Mirthas dijo...

Vale, pero en muchas de esas circunstancias en las que tú dices verte condicionada son situaciones en las que te ves de forma consciente. Nombras por ejemplo el humor, y este puede ser fácilmente salvable a la hora de tomar una decisión.
Hablas de la vida pasada, pero una vez asumida como algo que te pertenece y que te construye -pero que en modo alguno eres tú en la totalidad, pues aún te queda vida hacia adelante para seguir proyectándote- puedes discenir qué decisiones son tomadas desde la mayor o menor independencia de ese pasado. Es cierto que en el desarrollo de la psique los primeros años son fatales -en el sentido de que son muy condicionantes en el individuo que vendrá después-, pero el que decide no es ese chico que tuvo tal o cual trauma, sino el hombre o la mujer que se han ido desarrollando a partir de ahí, y que, de alguna forma, puede salvar ese primer impulso y llegar a ser lo más objetivo posible, a pesar de las circunstancias.

Llus dijo...

Pero no soy consciente de todas las situaciones que me rodean y me influyen, y aun de las que me doy cuenta, pueden afectarme de forma inconsciente.
Así puse el ejemplo del humor como algo personal (dado que tu pregunta era una reflexión personal), pues en mi caso el humor es bastante determinante y me afecta mucho a la hora de actuar.
Y con lo de acciones pasadas es verdad que me refiero, hasta cierto punto, a los primeros años, pero también me refiero a un pasado cercano, pues las situaciones vividas ayer o hace un par de horas, aunque pasadas ya, afectan. Y si, como expones, estas experiencias se asumen e integran como parte de la personalidad, estas aceptando que las circunstancias determinan a la persona, en el momento que pasan a formar parte de la misma. La persona que se forma a partir de una circunstancia, llega a ser más o menos objetivo en base a la misma. Y entrando ya en una reflexión menos personal y más social, cada circunstancia puede afectar a distintas personas de forma diferente, pero afectarlas al fin y al cabo. Así, el ejemplo que pones del niño con el trauma, diciendo que el que toma las decisiones es el hombre o mujer desarrollado a partir de ahí, estás afirmando que la situación pasada le ha afectado, haciéndolo evolucionar en un adulto con cierta mentalidad, ya sea violento en algunas personas, o con miedo a la sociedad en otras, o que lucha para que otras personas no vivan su situación, y que está claro es esa circunstancia lo que lo llevó a actuar de esa forma y que le ha condicionado en las decisiones tomadas en su vida.

Y un tema que me gustaría introducir son los tipos de circunstancias, por ejemplo situaciones psicológicas, sobre las que quizás si tengamos un poco de más control, o de situaciones del azar, tal como la familia o el entorno en la que nos hemos criado, circunstancia inevitable que, de una forma u otra, determinan al individuo para el resto de su vida y que lo condicionan, sin duda alguna, a actuar de distinta manera.

Dafne dijo...

Bueno, ya que no me manejo bien en este tipo de conversaciones (mas que nada pq siento que todo lo que digo está mal)voy a ser breve pero clara.
Cierto es que estamos muy determinados por las circunstancias que nos rodean, pero también creo que nosotros mismos podemos ser capaz de salvar esas circunstancias. Quiero decir que por muchas experiencias que hayamos tenido acerca de un tema concreto, podemos dejar los prejuicios a un lado (pq en este caso, las opiniones y experiencias pasadas se convierten en prejuicios) y tomar una decisión concreta(si se hablara de tomar una decisión). Creo que me estoy yendo un poco por las ramas... que mal me explico... pero sé que tú me entenderás ( y más te vale hacer el esfuerzo!!)


En fin... tengo ganas de hablar contigo, fijate (ahora bea va al baño y vomita) En fin, lo que hace la epoca de examenes... Muack!

Mirthas dijo...

Bea, se te entiende estupendamente. Deja de lado las tonterías y atrévete más de vez en cuando.

Realmente has conseguido decir lo que yo quería hacer ver, solo que de forma mucho más sencilla.


Y sí, te has ganado que te entren náuseas. ¿No sabes ya lo desagrable que soy?

Kiüs dijo...

Siento discrepar(lo siento por Bea, que me cae bien, no por ti, Mirthas).

Por lo que he entendido, el único caso en que uno no está determinado por su circunstancia es cuando olvida sus experiencias pasadas y hace "borrón y cuenta nueva". Si esto es así, ¿no pensáis que una de sus experiencias(llámala experiencia, llámala circunstancia)es la que le ha hecho tomar esa decisión?¿Acaso no estoy teniendo en cuenta mi pasado cuando lo niego? Si consideráis que me equivoco, por favor, decidme por qué la circunstancia no me determina cuadno no le hago caso.

Kiüs dijo...

¡Qué cara de Pepe se me ha puesto...! xDDD