17 de abril de 2009

Nuestras vidas

El Sol ya no entra en mi ventana,
y creo que ya me da igual.
Ando solo por las calzadas
buscando la más pura soledad.
Escribo canciones tristes y lentas
porque no sé ser feliz.
No creo en el sucidio, no mientras pueda.
Y avanzo yo solo, pero sin mí.
Mi cuerpo actúa a control remoto
gracias a un botón al que hace mucho le dí.
Y al encontrarte en cada esquina
entre llantos sólo una cosa sé decir:
Puta vida...

No fuíste tú la causa de mi amargura,
no te daré ese intenso placer.
Pero sí que arruinaste mi frescura,
mi pasado contigo es más que un ayer.
Pero otra cosa nubla mi voluntad
trayéndome la desesperanza y el dolor.
Y a cada paso que ellos dan,
más me sumerjo en el alcohol.
Un día ví a la muerte en mi habitación,
y ella misma me aseguró,
con voz cansada y aburrida,
que jamás había visto tanta insulsa pasión
como en mi puta vida...

Y es que ando sin motivación,
no creo en nada ni en nadie.
Sólo tengo una preocupación:
Que mis canciones no se acaben.
Pero mi alma seca me impide escribir,
no puedo existir entre tanto hastío.
El asco me terminará por extinguir
y nadie recordará mi brillo...
Porque aquí donde me veís
yo fuí alguien antes que borracho.
Antes de empezar a contar día tras día,
por el alcohol atontado,
toda mi puta vida...

Y no sé si fuí mejor,
no sé si ahora estoy equivocado
y dónde fallé mi elección.
Pero sé que en este mundo caducado
una cosa sobra bajo el Sol.
Y aunque tengáis prisas
pararos a pensar si con razón
no sobráis en vuestra puta vida...

3 comentarios:

Jesuli dijo...

Magnífica composición poética. Sin lugar a dudas refleja con claridad y sutileza, esa sensación que todos hemos sufrido alguna vez en esta puta vida.

Enhorabuena.

Mirthas dijo...

Muchas gracias.
Realmente es una letra que compuse hará ya unos meses, pero me pareció que tenía bastante que ver con la poesía anterior.

Dafne dijo...

T.T.... ahora que estoy menos triste me he puesto a leerla y... no sé qué decir. Bonita pero triste... aunq bueno, alguien me dijo una vez q la tristeza también era bonita...