3 de marzo de 2009

Seco. Creo que esa es la palabra correcta, así que me limitaré a dejarme llevar por el murmullo del teclado, sin apenas pararme a leer lo que voy dejando que mis manos escriban, sin detenerme acaso en un pequeño giro, en una magnificiencia estética. Simplemente me voy a dejar llevar por el monstruo, esperando que pueda decirme algo. Murmuradores patéticos, asomáos a mi alma.

Las oscuras noches de lluvia suelen gustar más en soledad. Ahora podría lamentarme, podría dejar brotar mi autocompasión, pero me estaría engañando. Las cosas no suelen salir como uno quiere, por muy preparado que esté, por muchas esperanzas que se tengan. Sueños, ganas y esperanza no es algo que el destino tenga en cuenta al mover sus hilos. Y todo esto ya lo sé, y aunque una parte de mí quisiera desecharlo y negarlo de forma absurda, no voy a revelarme contra un poder que me supera tanto como me fascina. Tal vez me limite, únicamente, a atrapar la ocasión, hacer mio este momento y, de alguna forma, ocultarme mientras tanto en las sombras a esperar que crezca el trigo sembrado.

Seguir el buen camino raras veces te lleva al lugar correcto.

Bonito brote de genialidad. Tal vez el humor negro esté invadiendo el campo yermo. De cualquier modo, no creo que ese juego de palabras se quede en el vacío. Puedes ser bueno, puedes procurar hacer lo mejor (si es que tal cosa existe), pero dudo que te lleve a un lugar deseable. ¿Me hará esto cambiar? En absoluto, era una simple observación.

¿Ves? No era tan difícil. Sólo debías coger la guitarra y dejar los acordes sonar. Ellos te irán transportando, sin apenas percibirlo, a ese pequeño refugio que has ido construyendo en tu psique. No le pongas letra, olvídate ahora de eso, sólo déjate llevar. Permítete huir un momento, el mundo seguirá girando sin tí. Además, no tienes nada mejor que hacer.

Ya te has abandonado. La nicotina fluye por tu sangre. Alimenta ahora tus deseos más oscuros dentro de tu pequeña cabaña. Sí. Comete algún error, arrepiéntete. Al menos te hará sentirte vivo.

"Vivir la vida en tu cabeza". !Qué hondo llegó aquello! Una sentencia azarosa, surgida entre tus pensamientos a saber de dónde. ¿Vives la vida en tu cabeza? ¿Lo hago? Buena cosa a estudiar en otros momentos. Ahora no quiero pararme a pensar.

¿Es inhumano sentirme como ahora me siento? Supongo que debería estar reconcomiéndome, consumiéndome poco a poco, autodestruyéndome. Al fin y al cabo he sido víctima del cruel juego del Destino. ¿Por qué te ries entonces? ¿Acaso pillas la fina ironía con la que éste se rie de nosotros? ¿Acaso perdiste la razón por completo? Recuperación demasiado temprana. Hasta a los más escépticos sorprendes.

Al menos me he parado a escribir, aunque sea inconéxamente. Poco importa. Agradécele a tu jovencita Satanás que te tentara a abrirte al mundo, ya sea para reirte de él, ya para despreciarlo aún más.

4 comentarios:

Elvira, el Cisne Negro dijo...

Es precisamente escribiendo cuando tienes la oportunidad de ver, en muchas ocasiones, aquellos pensamientos que aportan coherencia a tu estado anímico y que, de otro modo, no se asomarían a tu consciencia.

Además, de las mentes brillantes siempre es esperable algún despunte de genialidad (que jamás tiene desperdicio), incluso cuando simplemente se destruye el dique y se deja al río fluir, furioso y violento, sin decoración, sin premeditación.
La sinceridad es inevitable. Y en ciertos instantes, así también la genialidad.

Quién sabe, quizá la tonalidad de los ángeles negros tenga matices de gris.


Shirak.

Mirthas dijo...

Tal vez necesite, efectivamente, un poco de luz.
!Qué sonrisa me ha producido reencontrarme con esa palabra!

Anónimo dijo...

Tío, sinceramente no he tenido tiempo de leer tu texto, paso por aquí rapidamente para comentarte que he visto un curso en la facultad de Sevilla, (bueno, viene a ser un taller literario) en el cual se ven las técnicas de diferentes autores y además te obligan a escribir un relato por semana+ una novela corta al final. Son 95 pavos, y sería los viernes de 7 a 9 hasta junio, informarte porque hay carteles puestos justo en frente de la biblioteca. Un saludo, ya me comentarás.

Soy Andrew

Kiüs dijo...

Aquí me hallo, comiendo kikos y leyendo lo que aún no he leído de tu blog...

Dicho esto, procedo a mi análisis:

-¿"Murmuradores patéticos"?Patético tú xD

-Creo que no eres un carrete de fotos, así que no, no vas a reVelarte. Pero supongo que lo que no tenías pensado hacer es no reBelarte...(y no me vengas con el cuento de que no te has parado a leer lo que ibas escribiendo porque no te servirá xD)

-Sin darme cuenta he leído "Cómete algún error", en vez de "Comete algún error" xDDDDDDDD

-Al contrario, es lo más humano sentirse así en ese momento.

-¿No puedes reírte del mundo y despreciarlo al mismo tiempo? xD