22 de agosto de 2009

Presentación

Y ahora permítanme que me presente
con mi genio pero sin mi figura,
como nunca me presenté y jamás quisiera haberme presentado.
Y es que si alguna vez pensaron que mi alma era pura
quisiera con lo siguiente de sus mentes borrarlo.

Vicioso, mentiroso y caradura.
Adoro cantar, escribir y leer poemas espantosos,
jurarle a la luna que soy su esclavo
y a los hombres que soy un ser pecaminoso.
Y aunque del satélite vasallo, mi alma es libre.
Ateo, más por convicción que por creencia,
no creo que la carencia de moral sea lo mío.

Como persona de gran estilo me presento a veces,
otras como el hombre más triste.
Delicioso me resulta el simular
pero considero la hipocresía como un gran mal.
Tan inteligente como el que más,
tan arrogante y aguerrido como el más temido.
Una vez me llamaron "pequeño Satanás".

Ando por el mundo como su dueño
y me rio de todo sabiendo que poco importa.
Unos luchan por grandes causas
otros por su propia tibieza:
Yo tan solo lucharía por mi independencia.

Miradas de soslayo y sonrisas de suficiencia,
inquieto al más tranquilo y desespero al más creyente.
Los Infiernos, de inventarse, fueron inventados
para tener un lugar donde encajar lo suficiente.
Si limitase tal vez mis palabras muchos lo agradecerían,
pero caería enfermo y desesperado
al tener que soportar tanta estulticia callado.

Avaricioso en dones, astuto y lascivo.
Sexualmente equívoco, filtreo con unos y con otros,
y si el filtro debe ser un sexo, prefiero el femenino.
Humanista y misántropo.
Amo a la humanidad pero veo en un solo hombre a mi enemigo.
Considero el desdén la mejor defensa
y el ataque sin reservas como un entretenido juego.

Vanidoso y presumido
suelo canjearme más enemigos que amigos.
Cuido mi aspecto, cultivo mi ego:
Cada mirada medida, medido cada gesto,
ando y hablo con pausado movimiento.

Fumador y amigo del tequila
me gusta la noche y las tardes tranquilas.
Visitante asiduo de cafeterías y pubs,
en ellos me muevo como en mi propio hogar.
Caminar por los bosques o las calles vacías
se me antoja una delicia.
Amo al mundo decadente, los sueños y la vida.

A veces cariñoso, muy pocas malhumorado.
Nervioso, maníaco y apremiante.
Me gustan los personajes malvados, rebuscados e inteligentes.
Me indentifico con los taimados, orgullosos y valientes.
Así soy yo, poco encantado de conoceros,
pero gustoso de que ahora me conozcan
y que a mí me importe un huevo.

1 comentario: