28 de enero de 2009

Apuntes de heroinómano


Dejé caer la jeringuilla, preguntándome acaso si realmente merecía la pena esta dosis. Puro vicio, tal vez, asqueroso y perfectamente abominable… Si nunca lo has probado.

Nunca pensé que llegaría a esto. Hace años, cuando era un joven triunfador, siempre que me cruzaba con algún vagamundos me horrorizaba de cómo un ser humano puede llegar a degradarse hasta ese punto, pero luego los años van pasando y colocando a los más estúpidos en lo más alto y a los bondadosos en el Infierno, por lo que uno termina optando por el Limbo.

Ahora me río de aquellos momentos en los que reservaba un cigarrillo para ese momento especial, como si ese momento existiera. Somos tan volubles que hasta las cosas que realmente nos importan dejarán de hacerlo al cabo, algunas veces, de tan sólo unos días, y dichos momentos especiales se desdibujan en simples actos pasados de rutina.

No critico a la sociedad, ella no tiene la culpa. Supongo que a un ser inconsciente no se le puede culpar más que de su miedo a ver lo que realmente tiene en derredor. Y aunque fuera así, tampoco podría achacar mi fracaso en la vida –curioso, digo fracaso como si existiera alguna forma de triunfar-, ya que me considero único responsable de mis actos. Cierto que puedo estar condicionado, cierto es que toda la información percibida está sesgada por aquello mismo que percibo y por mí mismo. Pero, aún y así, dentro de mis límites naturales y sociales, siempre he sido más o menos consciente de lo que acarreaban mis actos voluntarios. Cuando me metí el primer chute de heroína lo disfruté más que ningún otro, pues en ese momento de éxtasis dilucidé como jamás he hecho que ahí comenzaba mi total derrumbe.

Algunos dicen que al optar por las drogas, uno elige no elegir, y así cosas parecidas. Hay una película muy ilustradora, pero en ella tan sólo pueden verse reflejados idiotas con ideales confusos. Ningún verdadero yonki vería en esos jóvenes escoceses una representación de sí mismo.

No. Cuando yo opté por las drogas, lo que realmente hice fue elegir el camino difícil, el que muy probablemente lleva a la perdición del alma, el que apenas posee marcha atrás. Y esto es porque si hay algo que realmente fascine al ser humano es no tener salvación. ¡Es tan torturadamente delicioso!

Quise un mundo sin sueños, sin poetas que vienen del pasado para llevarte a los Cielos junto a tu amor. Incluso un mundo en el que la joven y libertina Justina era partida por un rayo con toda la ironía del escritor que la creó desee rechazarlo.

No creo que lo haya conseguido. Intentando huir de todo aquello me he convertido yo mismo en un personaje de ficción. Un perfecto ejemplo a seguir por todos aquellos que pondrían una mueca al verme por la calle, una tortura que desearía a todos esos gilipollas que, pañuelo palestino al cuello, hablan de nosotros y nos alaban sin tener ni idea de lo que dicen.

No quise arrojar de mí el mundo, quise hacerlo mío. ¿Fallé? Estoy convencido. Pero supongo que yo sí podré morir tranquilo pensando que en esta vida sin sentido, yo estuve a punto de encontrarle uno. ¿Cuál? Secreto de tumba.

5 comentarios:

Kiüs dijo...

Varias cosas aquí también xD
·Es "vagamundo", no "vagamundos" porque sólo existe un mundo por el que vagar(hasta que se invente el hiperespacio, al menos).
·El papa dijo hace poco que el Limbo ya no existe xDDDD
·Hoy por hoy es demasiado ambiguo hablar de gilipollas con pañuelo palestino al cuello xDDD
·He decidido que comentaré tus escritos, de ahora en adelante(y hasta que me canse), sólo por puntos, sin elaborar una composición de ninguna clase, sólo una enumeración(con cada punto elaborado, eso sí).

Mirthas dijo...

Tres cosas a tí también:

1. Es una licencia del autor, siempre he dicho y escrito "vagamundos", pues aunque mundo, referido a la Tierra, tan sólo haya uno, después dentro de él hay muchos minicosmos, que son por los que, pienso yo, principalmente ha viajado la gente desgraciada.

2. El Papa dice muchas tonterías xDDD

3. Si hablo de gilipollas con pañuelo palestino creo que hasta un subjetivista/materialista como tú me entiende. Teniendo en cuenta que especifico no sólo la clase de gilipollas, sino que al hacerlo también los estoy diferenciando del resto de gente que lleva pañuelo palestino.

4. (Si, el blog es mio y me lo follo cuando quiero, así que si digo tres, luego puedo poner los comentarios que sean.) Referido a la entrada anterior, soy un pedante.

5. Un libro, por el mero hecho de ser un libro, no tiene ningún valor, como TODO. El valor se lo pone uno, y da la casualidad que el libro que el niño ha ido a destrozar era mio.

7. Que te den.
7(bis) El blog es mio, ¿no? Pues salto del 5 al 7 si me da la gana también xDDD

Kiüs dijo...

Respuesta al punto 1: Como alguien que va un curso por encima de ti, no te permito que tengas licencias hasta que te licencies(valga la rebuznancia). Además, según tu explicación, les deberías de llamar "vagaminicosmos" xD

Respuesta al punto 3: "Como en todos los colectivos, hay listos, tontos y más tontos todavía", dijo una vez nuestro querido Salazar(y nunca me cansaré de parafrasearle...o igual sí, quién sabe), es decir, que hay muchos con pañuelo palestino a los que no te refieres que son tanto o más gilipollas que aquellos de los que hablas...

Respuesta al punto 5: Es que siempre hablas de los libros generalizando, como si todos fueran dignos de respeto, especifica!!

Respuesta al punto 7: JODER!!

xDDD

Elías dijo...

Solución: Tú me enseñas a dibujar y yo te enseño a escribir... o era al revés?

xD

Y respecto al tema de las drogas... me parece algo tan ridículo que mejor ni comento...

LadyTequilas dijo...

Respecto al tema de las drogas, hoy voy al concierto de un heroinómano. Es lo más cerca que estaré de vivir una experiencia similar a la de tu relato (toco madera).
Vueelvee a casa vuelve antes de Navidad!